Las grúas son de las principales maquinarias utilizadas en las grandes construcciones, ya que permiten el traslado de forma vertical y horizontal los materiales o cargas que serán utilizadas en la obra. Las grúas sostienen las cargas suspendidas de un gancho, por medio de un brazo accionado con motores de combustión interna o sistemas de motor hidráulico y/o eléctrico.

Existen varios tipos de grúas industriales de acuerdo a su función y capacidad:

Grúa Torre: Se utilizan para elevar cargas con un gancho que cuelga de un cable, que se desplaza a lo largo de una pluma. Esta grúa se instala directamente en el piso.

Grúa Pluma: Es una grúa que se eleva en sí misma, extendiéndose a la largo o a lo ancho de acuerdo a las necesidades de carga, a través de secciones que se engarzan entre si.

Grúa Fija: Este tipo de grúa permanece sostenida en el suelo o mediante un soporte anclado en la pared.

Grúa Móvil: Son perfectas para pasar por lugares estrechos y deben aproximarse al punto donde se realizan las transferencias. Es la más utilizada y exige mucha habilidad para manejarla.

Grúas de techo o viajeras: Son grúas con railes colocados en el techo. Este debe resistir el peso de la carga.